Reserva de Horas 52 2354450
Urgencia 52 2354452
Resonancia Magnética 52 2354460
Whatsapp Res. Magnética +56 9 94750491

Depresión masculina: Una peligrosa enfermedad enmascarada


Siempre ha existido la regla de que los hombres no lloran y que no deben mostrarse débiles. Debido a este paradigma social y a veces por pudor, gran parte de ellos sigue escondiendo o desconociendo lo que sienten. Por lo tanto, se dificulta el diagnóstico rápido de este trastorno, cada vez más frecuente en los varones. Esta particularidad demuestra que la depresión en el género masculino tiene causas y síntomas diferentes que en el género femenino. Además están expuestos a mayores factores de riesgo, ya que en los últimos 40 años, la tasa de suicidio entre hombres ha sido cuatro veces superior a la de mujeres.

“La depresión monopolar se diferencia de la bipolar, por el hecho de que en esta última se pasa pendularmente del desánimo a la euforia. En la depresión monopolar, en cambio, la sensación de desesperanza es generalizada. Esta patología está definida como una alteración biológica a nivel de los neurotransmisores, los que se verían afectados por ciertos agentes desencadenantes, como factores psicológicos, sociales, laborales o académicos. De dichos agentes, los más importantes en el sexo masculino son: Formar y sustentar una familia, y desarrollarse personal y profesionalmente, de manera exitosa. Por lo tanto, la constante sobre-exigencia y el temor a no ser valorados socialmente, son algunos de las principales motivos por los que ellos se deprimen. En cambio, la depresión en las mujeres está asociada más bien a problemas en las relaciones afectivas”, explica la psicóloga clínica Mariana Searle Solar.
“Además de tener causas diferentes, en el hombre también son distintas las características clínicas de esta alteración. Cuando están deprimidas, las mujeres tienden a expresar sus sentimientos y a buscar apoyo en sus amistades. En cambio ellos tratan de esconder su estado de ánimo y sus emociones, ya que no se permiten mostrarse débiles”, asegura la especialista en salud mental y Master en Análisis y Terapia Conductual, Mariana Searle, a quien entrevistamos para averiguar los síntomas, causas y riesgos de esta peligrosa enfermedad en el género masculino.

¿Actualmente, ha aumentado la cantidad de hombres con depresión?

Se estima que actualmente cerca del 15 % de la población masculina sufre depresión y curiosamente, al menos desde mi experiencia, aproximadamente casi la mitad de mis pacientes son varones, que están en psicoterapia con diagnósticos que incluyen entre ellos la depresión.

¿Cuáles son los síntomas de este trastorno en los varones?

Primero que todo, los síntomas de la depresión en ellos son distintos de los que presentan las mujeres. Las diferencias se perciben en la forma de enfrentar esta patología. Ellas se muestran más auto-culpables, inseguras y temerosas, debido a la facilidad del género para conectarse con sus sentimientos. Por su parte el hombre, por naturaleza, es más concreto y práctico y, por ende, está menos acostumbrado a conectarse con su mundo emocional. Ellos generalmente asocian su desanimo a factores externos, mientras que el sexo femenino tiende a mostrar de manera más abierta sus emociones.

La población masculina que sufre esta enfermedad, mantiene una visión pesimista de sí mismos y del mundo. Frecuentemente tiene sentimientos de rabia, impotencia, fracaso y desaliento. Se vuelve muy irritable, le desagradan cosas que antes no le molestaban. Sin embargo, otros ocultan los síntomas con el ruido de la violencia, con conductas arriesgadas, con el consumo de drogas o con adicción al trabajo.

También hay cambios en las funciones cognitivas, en el lenguaje y en las funciones vegetativas (como el sueño, el apetito y la actividad sexual), que suelen afectar el desempeño social, laboral e interpersonal. Además, disminuyen las energías y el interés; hay dificultades de concentración, en algunos casos, pérdida de apetito y en el peor de los escenarios, pensamientos de muerte o suicidio.

¿Por qué la depresión en los hombres pasa más inadvertida que en las
mujeres y por qué es difícil de diagnosticar?

Es mucho más difícil que un varón admita que tiene un problema psicológico y que pida ayuda, ya que está mucho más presionado por mantener un rol social, que le es impuesto a través de la cultura y la educación.

Principalmente por varios factores:

Primero, porque en general, las personas no estamos muy entrenadas para identificar los síntomas de la depresión y particularmente, los hombres se demoran mucho más en admitir que no están bien a nivel mental. Además, creo que aún está vigente el tabú de que ir al psicólogo significa estar loco.
Segundo. La depresión masculina está bien encubierta: Un poco por el condicionamiento social que los obliga a ser fuertes, a no lloran y a no sentirse vulnerables. Frente a esto, son muchas veces incapaces de identificar las emociones negativas y, por lo tanto, de expresarlas con palabras, sólo mencionan los síntomas físicos de su malestar. En estos casos, la alteración del estado de ánimo no se expresa a través de síntomas explícitamente psíquicos (tristeza por ejemplo), sino que a partir de malestares fisiológicos (anorexia, dolores musculares, cefaleas, insomnio, etc.)

Tercero. El hombre tiene el mandato social, es el que habitualmente sostiene a la familia, por lo que no se permite tener este tipo de patologías. Tengo muchos pacientes que me dicen: “Es la primera vez que hablo con alguien de lo que me pasa, ni siquiera con mis amigos”. Este temor entre sus pares, sucede porque la competencia por el valor social, está primero que la amistad.

¿Cuáles son los posibles riesgos causados por la depresión en el género masculino?

En los últimos 40 años, la tasa de suicidio entre hombres ha sido cuatro veces superior a la de mujeres. Por lo tanto, este es el riesgo más importante. Cuando es una depresión larvada, de largo tiempo sin tratamiento, sin pedir ayuda, puede terminar en un suicidio. Otra consecuencia de esta alteración es que afecta la calidad de vida, porque una persona con este trastorno, sin tratamiento, lo pasa muy mal; no puede compartir mucho con la familia, se encierra en sí mismo; no tiene ánimo ni voluntad de tener una relación satisfactoria con su esposa, con sus hijos ni con sus cercanos en general. Por lo tanto sufre él y quienes lo rodean.

¿Cuáles son las principales causas por las que ellos se deprimen?

El hombre culturalmente es visto como un proveedor, es el jefe de hogar, el que organiza todo, entonces cuando eso se ve vulnerado de manera importante, habrá una secuela anímica. Por ejemplo, no ganar el dinero suficiente para sustentar a su familia o estar mucho tiempo sin trabajo, implica un efecto negativo en su estado de ánimo, que incluso se puede prolongar en el tiempo. Por lo tanto, el éxito de su autorrealización se basa en esos logros.

Además, hoy en día en nuestro país, los hombres más jóvenes sufren esta enfermedad por la presión de tener que ser profesionales universitarios y generalmente, cuando son menos que eso, no son bien valorados socialmente. Yo creo que tenemos un problema en ese sentido, porque las carreras técnicas están muy desprestigiadas versus las carreras profesionales. Esta visión discriminadora, impide que una porción importante de varones pueda desarrollar sus capacidades y sentir que es un aporte a la comunidad.

Actualmente, otra causante de esta patología es que se ha prolongado la etapa de la adolescencia, porque a muchos les cuesta encontrar trabajo, entonces son criticados porque deben continuar dependiendo de los padres.
Las tres causantes mencionadas confabulan contra la meta de formar familia, de desarrollarse personal y profesionalmente de manera exitosa.

¿Cuáles son las características de los hombres que corren más riesgo de presentar síntomas de depresión?

• Es más probable que ocurra en personas que tienden a ser menos conectadas con sus emociones.
• Los varones que trabajan mucho, que no tienen tiempo libre o que no dedican tiempo para sí mismos o para recrearse.
• La salud mental es más vulnerable en aquellos que han sufrido traumas o dolores importantes en la vida y que no los han resuelto con la ayuda de un profesional.
• También se supone hay un componente genético, ya que las personas heredan la disposición a desarrollar depresión.

¿Cuál es el tratamiento para salir de este trastorno psicológico?

Existen dos tipos de tratamientos contra la depresión: Farmacológico y psicoterapia. Dependiendo del problema puede ser necesario uno u otro, o una combinación de los dos. Cuando los casos son muy graves y resistentes a los medicamentos, los médicos psiquiatras pueden necesitar recurrir a la terapia electro-convulsiva, que en algunos casos ayuda a revertir y a estabilizar un cuadro depresivo severo.

En general, el tratamiento farmacológico es necesario. En una primera fase, se medica de forma intensa al paciente para conseguir que los síntomas desaparezcan y lograr su recuperación. En una segunda fase, se suministran fármacos para impedir la manifestación de la enfermedad.

El objetivo de la psicoterapia es ayudar al paciente a conocerse mejor y a cambiar sus formas distorsionadas de pensar, de sentir y actuar.

El ambiente que rodea a una persona que sufre depresión, es fundamental para lograr su rehabilitación. La comprensión y el cariño de los familiares y cercanos son necesarios. También es importante la paciencia, ya que la falta de ganas y motivación de las personas depresivas, puede provocar desesperación. Sugerir y no ordenar actividades, proponer y no imponer conversaciones, son apoyos básicos a la terapia indicada por los profesionales. Uno de los problemas más frecuentes que presenta este grupo, es el abandono de las terapias, por lo que es fundamental inducirles a seguir el tratamiento hasta el final.

“En general, en nuestro país existe un concepto equivocado de lo que es estar bien a nivel psíquico y además, no existe conciencia de lo esencial que es para nuestro bienestar integral. En este contexto, vivir con una depresión crónica puede ser peligroso, ya que la persona lleva una vida miserable y muchas veces sin acceso a tratamientos profesionales, por la poca cobertura que existe en la salud mental”, comenta la psicóloga Mariana Searle.


Publicado el 28 de Julio de 2015 a las 14:04